Sector Económico Productivo

 

El costarricense tiene un arraigo profundo en la agricultura, nuestras raíces, nuestros valores y desarrollo se sustenta en la actividad rural. A través de nuestra historia los productores en su espíritu emprendedor labraron la tierra, asumieron retos, aprovecharon oportunidades y hoy constituyen una fuerza dinámica del progreso de nuestro país.

Hoy día el sector agroalimentario se enfrenta a un panorama de desafíos y oportunidades, el mundo vuelve sus ojos a él para alimentar una población que se duplicará en los próximos 40 años, con factores y condiciones distintos a los que hemos tenido hasta el presente.

El sector agrícola es uno de los más afectados. A setiembre pasado mostró seis meses consecutivos de decrecimiento, lo que para algunos significa que está en recesión técnica. Debemos reactivarlo para mejorar los niveles de empleo, reducir la pobreza y mejorar la distribución del ingreso.

Acciones

1. Mejoraremos la infraestructura y acceso a los sistemas modernos de formación, analizando las distintas alternativas para manejar los costos crecientes de los combustibles fósiles que están encareciendo la producción y comercio de los productos agropecuarios. En este contexto, debemos consensuar con aquellas entidades vinculadas a la agricultura y buscar aliados dentro y fuera de nuestras fronteras que contribuyan al desarrollo de soluciones creativas.

2. Impulsaremos la tarea de revisar nuestras instituciones, ya que muchas fueron concebidas bajo una realidad diferente y se encuentran limitadas para adaptarse a nuestros tiempos. Este es un esfuerzo conciliador que se debe ajustar para ponerlo al servicio del productor y sus familias, dentro de un concepto de inclusión social.

3. Apoyaremos decididamente el sector agropecuario para fortalecer su aporte al PIB (alrededor del 10%) y la segunda fuente de empleo de nuestro país. Somos un país que se abastece en un porcentaje importante de alimentos y un exportador neto con una balanza comercial superavitaria, de alrededor de dos mil millones de dólares, generando cerca del 40% de las exportaciones totales y alrededor del 50% de los empleos a nivel nacional.

4. El sector, en los últimos tiempos, ha entrado en una crisis que cada día se profundiza y que con el tiempo parece enraizarse en nuestra cotidianidad. Su participación en el PIB ha venido decayendo desde el 2009 a la fecha en aproximadamente un 16%. El desempleo aumenta de una manera alarmante en las zonas rurales, actualmente se estima en un 15% a nivel nacional en el sector agrícola. Evitaremos el desencanto y el abandono existente con la actividad agropecuaria, se estima que del 2006 a la fecha se han abandonado alrededor de 7000 hectáreas.

5. Se fortalecerá el rol del Ministerio de Agricultura como ente rector, como instrumento de dirección, coordinación y articulación que orientará las decisiones y acciones para el rescate del agro nacional, tal como lo establecer la Ley 7064 de Fomento al Desarrollo Agropecuario (FODEA), dentro de una visión compartida gobierno-sector productivo-academia y actores sociales.

6. Incentivaremos el desarrollo de las organizaciones involucradas con el sector, organizaciones productivas de pequeños productores, cámaras, cooperativas, corporaciones, gremios, que le brinden roles protagónicos a la construcción de la política agroalimentaria, dentro de un concepto de gestión que potencia una relación entre el estado y el resto de la sociedad costarricense; todo a fin de promover una producción moderna, competitiva, responsable ambientalmente, inclusiva e integrada con igualdad de oportunidades para la generación del desarrollo y calidad de vida del costarricense.

7. Para el logro de estos objetivos, se propiciará desde el Ministerio rector acciones encaminadas en las siguientes direcciones:

  • Fomentar la competitividad del sector agropecuario que permita producir con eficiencia y sostenibilidad.
  • Estimular la inserción de los productores agropecuarios en las cadenas globales de valor.
  • Promover la seguridad agroalimentaria como responsabilidad del estado de garantizar el derecho a la alimentación.
  • La integración de las instituciones del Estado.
  • Impulsar desde el MAG la creación de programas que permitan el financiamiento mediante Banca de Desarrollo u otra fuente de recursos financieros, con plazos y garantías razonables con una visión de largo plazo a los productores y así invertir en programas de innovación y productividad.
  • Se fomentarán los proyectos relacionados con la reducción de la dependencia energética del país en los combustibles fósiles mediante el aprovechamiento de bio-energía para el desarrollo sostenible.


8. El MAG velará por la adecuada coordinación intra-sectorial y extra sectorial que satisfaga las necesidades del sector agropecuario.

9. Desde las más altas esferas de decisión aseguraremos el fortalecimiento de la infraestructura que favorezca la producción y la logística de los productos agroalimentarios y el mejoramiento de los servicios portuarios para la exportación y creación de tarifas razonables que el estado cobra por sus servicios.

10. Impulsaremos el desarrollo de nuevas tecnologías, para enfrentar el fenómeno de cambio climático que hace más imprevisible la producción agropecuaria.

El compromiso con la investigación científica y el desarrollo tecnológico debe de concebirse como una acción tripartita del estado, el sector académico y las empresas, en la necesidad de incorporar procesos de innovación para la competitividad empresarial y el bienestar humano y social.

Debemos de incorporar la Ciencia, la Tecnología y la Técnica, como parte integral de la cultura costarricense para que se adapte y aproveche los avances tecnológicos del presente y el futuro. La innovación explica un crecimiento sustancial de la productividad de los países desarrollados y de los países en desarrollo que la han impulsado. Para ello se deben implementar cambios para ofrecer nuevos o mejores productos, servicios, procesos o modelos organizacionales.

Se está incrementando la brecha entre países desarrollados y los países en desarrollo generada por un rezago o por la escasa efectividad en la aplicación de políticas de innovación, la investigación y uso de la tecnología, la escasa inversión en capital humano y en infraestructura apropiada para estimular la investigación, la innovación y el desarrollo tecnológico.

Acciones

1. Fomento a la investigación científica, desarrollo tecnológico para la innovación. Hay insuficientes recursos y escasa transferencia tecnológica desde los centros de gestión, por la tanto debemos de reforzar lo siguiente: Fondos de Incentivos de la ley 7169; Fondo de Investigación (FORINVES) del CONICIT; Fondo de desarrollo tecnológico (FODETEC) del CONICIT y reforzar el Registro Científico y Tecnológico del CONICIT.

2. Es necesario un aumento de ingenieros y técnicos. Es necesario apoyar a los sectores productivos ya que es insuficiente el número de graduados en carreras científicas, tecnológicas y técnicas, a pesar de una demanda insatisfecha. Necesitamos incrementar las vocaciones de los jóvenes mediante el fortalecimiento de colegios científicos; reforzar los programas de ciencias y laboratorios, reorientar el programa de becas de FONAPE y proponer a las universidades investigaciones y programas que mejoren la promoción y las graduaciones. Para incentivar la vocación a estas carreras se desarrollarán programas de soporte a la investigación, infraestructura a la investigación, inmigración de capital humano, políticas públicas de competencia y regulación, creación de organismos de transferencia tecnológica, conexión con centros e institutos de investigación mundial y políticas de respeto a los derechos de propiedad intelectual, entre otros.

3. Estímular los sectores de exportación demandantes de tecnología. Hay que fomentar las exportaciones de alto valor agregado con las siguientes directrices: Incentivar a las MIPYMES con un alto contenido tecnológico; desarrollar y fomentar procesos de incubación de empresas de base tecnológica; introducir en el Sistema Bancario Nacional, el concepto de garantías tecnológicas; propiciar capacitación empresarial en inteligencia tecnológica y de mercado e incentivar a entes financieros a contemplar recursos para propuestas innovadoras comercialmente. Estimular el desarrollo de la investigación en biotecnología, nanotecnología y en los diferentes sectores productivos y establecer una estrategia de cooperación entre el sector público y privado.

4. Apoyo a las Mipymes que incursionen en proyectos productivos de base tecnológica y a las nacientes, bajo la creación de incubadoras o germinadoras..

5. Gestionar las garantías tecnológicas para proyectos bancables de innovadores del sector, en vez de garantías reales, como ocurre actualmente.

6. Elevar gradualmente la presupuestación del sector que se encuentra estabilizado alrededor del 0,5 % del PIB, aprovechando mecanismos que prevé la Ley 7169, Ley de Promoción de Ciencia y Tecnología.

7. Reforzar la rectoría del sector en el caso de las telecomunicaciones, para cerrar la brecha informática y convertir al país en una democracia digital.

8. Fortalecer la investigación sobre energías limpias y formas alternativas, con el fin de lograr la meta de carbono neutral y reducir la factura por uso de hidrocarburos.

9. Organizar el sector de Ciencia, Tecnología e Innovación, con la rectoría política del MICITT y las actividades ejecutivas del CONICIT, bajo un modelo sistémico que incorpore los entes de gobierno relacionados, junto a la participación de universidades y el sector productivo.

10. Fortalecer la infraestructura tecnológica de la educación media y superior y de todos los centros de investigación del país.

11. Fomentar la constitución de clusters ya sea por afinidad o integración en la cadena de valor.

12. Eliminar “cuellos de botella” para la investigación y la innovación, como por ejemplo, la poca existencia de capital humano especializado 4en la administración de la política de innovación; la falta de un proceso claro y eficiente para la transferencia financiera al sector privado, la eliminación de la información obsoleta en los sistemas de información que afecta el aprendizaje, el monitoreo y la evaluación.

13. Estimular mediante la inversión pública la investigación en sectores donde la empresa privada no tiene interés por falta de rentabilidad pero que son de trascendente interés social.

14. Fortalecer la coordinación del MICITT con otros ministerios como MEIC, MAG, COMEX, para fomentar la investigación, la innovación y el desarrollo tecnológico en los distintos sectores productivos de la economía y apoyar proyectos de mejora tecnológica.

15. Continuar fortaleciendo los programas con fondos concursables para financiamiento de proyectos individuales de inversión en tecnología, que inició durante la administración socialcristiana 1998-2002.

Acciones

1. Principios Socialcristianos Aplicados

  • Rescatar los postulados del Social Cristianismo en la conducción de la política económica y social para garantizar justicia, equidad, solidaridad, inclusión y participación, y promover igualdad de oportunidades
  • Restaurar la visión del Estado Subsidiario y Economía Social de Mercado basada en tres principios: libertad, solidaridad y justicia social.


2. Crecimiento Económico con equidad

  • Para incrementar la inversión y generar mayores fuentes de empleo el sector privado debe tener estabilidad y confianza: baja inflación, crédito suficiente, menos trámites para producir, tasas impositivas razonables, mejor infraestructura, costos competitivos de los servicios públicos (a nivel internacional), ayuda a pequeñas y medianas empresas y una fuerza laboral calificada que responda a las necesidades del mercado y al imperativo de una más justa distribución de la riqueza.


3. Lucha contra el desempleo y subempleo

  • Para reducir el desempleo se pondrán en marcha dos grandes programas: Reactivación de la economía y un ambicioso programa de inversión pública. Entre ambos se podría reducir el desempleo en varios puntos porcentuales.
  • Además, se tomarán otras medidas complementarias como capacitación laboral técnica, mejoras en educación.


4. Lucha contra la pobreza y desigualdad

  • El porcentaje de familias pobres bajó de 27% a 20% en la administración Calderón Fournier (90-94) pero ha permanecido sobre el 20% en las últimas dos décadas. Eso es inaceptable e injusto política, económica y socialmente.
  • La mejor forma de mejorar la pobreza es incrementando el crecimiento económico. Y la forma más efectiva de mejorar la distribución es creando fuentes de trabajo y mejorando los programas sociales, hoy clientelistas.
  • Revisar contenido y eficacia de programas sociales de carácter universal para contribuir a mejorar la distribución del ingreso. Eliminar la corrupción.
  • La tributación, el gasto público y el acceso del mayor número a los medios de producción de la riqueza serán mecanismos más justos de distribución.
  • Brindar estabilidad de precios para proteger el salario real del trabajador.


5. Equilibrio macroeconómico

  • Restablecer el equilibrio macro (fiscal y balanza de pagos) eliminará los riesgos acumulados en estos dos gobiernos y dará confianza p/ invertir.
  • Bajar tasas de interés, aumentar el crédito para personas y empresas.
  • Sustituir bandas cambiarias por flotación administrada a partir del 2o año de gobierno; definir criterios objetivos de intervención: evitar oscilaciones abruptas pero manteniendo siempre el equilibrio conforme a las condiciones de la economía. Disminuir el endeudamiento externo para no deprimir el tipo de cambio; reducir la inflación para evitar sobrevaluación cambiaria. Reducir pérdidas del BCCR para controlar inflación futura.


6. Desarrollo territorial sostenible y solidario

En el pensamiento socialcristiano el hecho crucial al asumir los desafíos que plantea la globalización, consiste en mejorar las capacidades productivas de cada uno de los territorios costarricenses y mejorar sus sistemas productivos, gestando políticas y culturas territoriales orientadas a la competitividad, en virtud de que los territorios preparados incrementan la productividad y competitividad de las empresas, y surgen así “las empresas del territorio más que empresas en el territorio”, lo cual plantea el reto de reconocer las desigualdades territoriales para gestar políticas públicas diferenciadas. Los territorios de menor desarrollo, débiles —en competitividad del tejido productivo, accesibilidad, calidad ambiental, calidad del recurso humano, etc―, corren el riesgo de exclusión y declive económico y social. Por ello, proponemos para las regiones una estrategia de competitividad territorial, de fomento empresarial y de atracción de empresas, basada en compromisos y alianzas transparentes entre el sector público —nacional, regional y local— y las empresas, cimentada sobre los siguientes puntos esenciales:

  • Creación de un Consejo Nacional de Competitividad y Desarrollo Territorial: que integre los Consejos Regionales de Desarrollo Sosteniblecoordinados por el MIDEPLAN, integrando a los representantes de los sectores públicos y privados, forjando acuerdos y alianzas, con el fin de concebir programas de desarrollo competitivos, solidarios e incluyentes, ambientalmente sostenibles y participativos.
  • Programas de producción y empleo regional: base esencial para disminuir la pobreza: es lo que impulsaremos según la vocación y potenciales de cada región ―agrícolas, turísticos, pesqueros, industriales, ambientales y de servicios―, incentivando a la mejora y reconversión de los productores actuales, que privilegie la creación de las micro, pequeñas y medianas empresas ―y entre ellas a las de mujeres y jóvenes emprendedores―, así como en la formación de encadenamientos y conglomerados productivos,  para establecer sistemas de producción eficientes y de calidad, producto de la mejora de la capacidad de gestión de los productores.
  • Un vigoroso Plan de Desarrollo Productivo se pondrá en ejecución en las comunidades de los 17 cantones costeros del país y en las áreas periféricas del valle central, aprovechando sus fortalezas económicas y sociales y la vocación de sus pobladores.
  • Atracción de inversiones y beneficios fiscales para las regiones de menor desarrollo: que conduzca a la atracción de nuevas inversiones de nacionales y reformulando la actual política de atracción de inversiones extranjeras,  al incremento de las existentes que fomenten mayor empleo y la utilización de mano de obra calificada, y que incentive la compra de herramientas y equipos a profesionales y técnicos para fomentar la generación de empresarios de MYPIMES, estableciendo tarifas del Impuesto sobre la Renta diferenciadas a favor de proyectos localizados regiones de menor desarrollo, para incrementar el empleo y de solidaridad territorial.
  • Nuestro compromiso para la activación real de la Banca de Desarrollo:  gestando las acciones políticas para su activación con el fin apoyar a las MIPYMES  como una herramienta eficaz para financiar iniciativas empresariales, sin garantías reales, presentadas por jóvenes emprendedores, mujeres jefas de hogar, discapacitados y otras personas desvalidas, con el requisito único de su capacidad, preparación y la factibilidad del proyecto que presenten a la banca, que incluyan como complemento de la garantía bancaria, la obligación de que una parte de los recursos se inviertan en programas de capacitación con el INA y con los Colegios Universitarios.
  • Recuperación de una institucionalidad necesaria para el desarrollo territorial competitivo, incluyente y solidario: bajo la dirección del nuevo Consejo Nacional de Competitividad y Desarrollo Territorial propondremos: Fomento del desarrollo industrial competitivo, incluyente y solidario: con la gestación de nuevas políticas públicas industriales desde el MEIC, que fortalezcan a los industriales nacionales e incentiven la formación de PYMES y los encadenamientos productivos en las regiones de menor desarrollo. Fortalecimiento y reorganización del sector agropecuario: con la creación de un solo ente estatal agropecuario con políticas diferenciadas según cada región, que tenga como prioridad la competitividad, el fortalecimiento y reconversión de las PYMES agrícolas, promoviendo formas de asociación cooperativa y otras, para que tengan capacidad de alcanzar el mercado interno como el externo. La recuperación de nuestros empresarios turísticos: fomentando la competitividad de MIPYMES turísticas regionales capacitándolas en el sitio; con encadenamientos y gestación de circuitos turísticos asociados a los servicios que brindan en relación con parques nacionales, áreas protegidas, reservas biológicas y territorios costeros y gestando programas de visitación para los trabajadores y sus familias.
  • El reto de proveer infraestructura en las regiones de menor desarrollo: elaboraremos un inventario realista de las necesidades de cada región en infraestructuras ―carreteras, ferrocarriles, aeropuertos, educativas, sanitarias, energía eléctrica, tecnologías de información y comunicación―, con el fin de que el Consejo Nacional de Competitividad y Desarrollo Territorial establezca prioridades de inversión y su gradualidad considerando recursos nacionales ―institucionales y municipales―, de concesión de obra pública, de la cooperación internacional, de organismos financieros internacionales y del sistema bancario nacional.
  • La disminución de brechas territoriales y la pertinencia curricular: consideramos indispensable adecuar los entes académicos y los contenidos de los programas educativos a las particularidades de cada uno de los territorios —socioculturales, económicas, ambientales—, suministrándoles medios audio visuales, equipos y programas de cómputo, tecnologías de información y comunicación, con el fin de incrementar su capacidad de aprendizaje y su capacidad de inserción productiva en cada región.
  • La educación superior y técnica disminuyendo brechas: más próxima al mundo de las empresas y de los territorios: se constituye en el principal desafío mejorar el acceso a la educación superior, razón por la cual propondremos extender la oferta de alternativas vocacionales, técnicas y universitarias—, en correspondencia con las necesidades de las empresas privadas y públicas de cada uno de los territorios, con el propósito de vincularlas a la competitividad y al desarrollo de cada uno de ellos.
  • Estímulos Solidarios a la Producción Territorial: Desde el Sistema Educativo. Propondremos la inclusión en el sistema educativo de las regiones de menor desarrollo, de programas educativos que siembren, fortalezcan y desarrollen el concepto de emprendedores empresariales en los jóvenes ―en especial los de la enseñanza media―, incorporando programas y cursos técnicos que les permitan la formación de MIPYMES y con alianzas con el sector privado para promover prácticas de aprendizaje en las mismas.

Acciones

1. Fortalecimiento de la infraestructura del Sistema Nacional de Petróleo (SNP)

  • Mejorar la capacidad de importación desarrollando el proyecto Terminal Pacífico (TP) que permita la importación y exportación por el Pacífico, mediante la construcción de la Terminal Petrolera con monoboya en Barranca, de acuerdo con los estudios avanzados desarrollados por RECOPE. Esta terminal reducirá los riesgos de desabastecimiento al tener acceso a importaciones por ambos océanos. Aprovechando la capacidad de distribución del poliducto, el proyecto permitiría la comercialización de productos importados con países de Centroamérica como El Salvador y Nicaragua dando ganancias adicionales a RECOPE que deberán ser transferidas al consumidor final.
  • Fortalecer el programa de ampliación de la capacidad de almacenamiento de combustibles y abrir al menos dos nuevos planteles de almacenamiento y distribución en Liberia y Palmar Norte. Respecto al almacenamiento estratégico del gas licuado de petróleo (LPG), se considerarán alternativas de financiamiento para el plan de inversiones de LPG de RECOPE, con la participación de las comercializadoras de LPG.
  • Ampliar la capacidad de distribución y trasiego de hidrocarburos, renovando el poliducto desde La Garita hasta Barranca y procurando que el trasiego se haga en ambos sentidos dependiendo si la importación se hace desde el Pacifico o desde el Atlántico. Igualmente se construirán los nuevos sistemas de conducción hasta los nuevos planteles de Palmar Norte y Liberia, reduciendo al mínimo el trasiego de combustibles en las carreteras nacionales.
  • Respecto a la mejora, renovación o ampliación de la capacidad de refinación nacional, se determinará la conveniencia de continuar o no los acuerdos con el gobierno chino para el proyecto SORESCO, o según sea el caso se analizará y determinará la conveniencia de un proyecto alternativo que le permita al país obtener beneficios ciertos de una posible refinería..


2. Modificación de la Matriz Energética Nacional (MEN)

  • Modificar el modelo de transporte de carga en el país, fortaleciendo el transporte ferroviario de carga, renovando el tren de Cartago a Limón y de Alajuela a Puntarenas.
  • Procurar que la flotilla de transporte público (buses y taxis) modifique el patrón de consumo posibilitando su circulación con fuentes eléctricas o con el uso del gas natural.
  • Dar preferencias arancelarias a los vehículos que utilicen fuentes de energía y tecnologías que reduzcan el consumo de hidrocarburos. El uso de vehículos híbridos es una alternativa de relevante consideración.
  • Promover el uso de biocombustibles en las flotillas vehiculares de las empresas industriales de distribución será una prioridad con el objeto de reducir el consumo de hidrocarburos.
  • Reducir los tiempos y movimientos de los medios de transporte público en el área metropolitana, resolviendo los puntos de conflicto vial y procurando el incremento en la calidad y densidad del transporte ferroviario en el área metropolitana.
  • Eliminar la producción de electricidad con diesel y bunker, exigiendo al ICE la producción de electricidad con fuentes renovables o con fuentes térmicas más baratas y limpias como el gas natural..


3. Mejoras es la estructura organizacional del sector energía y su rectoría

  • La planificación del Sistema Energético Nacional (SIENA) debería estar en manos del ente rector del Sector (MINAET). En este sentido el fortalecimiento de la Dirección Nacional de Energía debe ser una prioridad para que sea esta Dirección la que defina el Plan de Desarrollo del Sistema Nacional de Petróleo (SNP) y del Sistema Eléctrico Nacional (SEN). Tanto RECOPE como el ICE se deberían concentrar de esta forma en el desarrollo de los proyectos y el cumplimiento de sus obligaciones en materia de suministro energético.
  • Proponemos que el MINAET se desligue de la rectoría del Sector de Telecomunicaciones, tarea que le compete al Ministerio de Ciencia y Tecnología con la intendencia de la SUTEL.
  • De la misma forma se deberá procurar que las áreas de conservación y regulación en materia ambiental se reúnan dentro del Sector de Salud Pública con el objeto de que la rectoría del Sector Energético tenga a nivel ministerial una representación exclusiva en vista de su relevancia.


4. Problemática del precio de la Energía

  • En el sector de hidrocarburos se debe limitar el monto del impuesto único, de tal manera que el mismo no supere un 25% del valor total al consumidor final.
  • Se debe exigir a RECOPE que desarrolle una gestión financiera que asegure precios máximos de comercialización internacional de hidrocarburos competitivos, a través de herramientas financieras como seguros y comercialización con créditos de mediano plazo, que aseguren el mantenimiento de los precios internacionales.
  • Se debe exigir a RECOPE la reducción de su margen de intermediación a un 6% del valor final de los combustibles, porcentaje que se mantuvo históricamente hasta el año 2005.
  • Se deberá generar competencia en el sector de distribución de las estaciones de servicio, estableciendo una banda en el margen de comercialización y flete entre el 4% y el 8%, permitiendo que los propietarios de las estaciones de servicio puedan ofrecer diferentes precios en base a su interés y acciones de competitividad.
  • Estas acciones pueden generar una reducción de hasta un 12% en el precio actual de los hidrocarburos que en el caso de la gasolina regular al precio actual significaría una reducción de hasta 75 colones por litro.
  • En el Sector eléctrico se debe procurar que el Plan de Desarrollo Eléctrico Nacional de preferencia a los proyectos con los precios nominales de la energía más bajos, privilegiando proyectos de energías alternativas y procurando la participación de todos los actores.
  • Fortalecer la estructuración del mercado eléctrico regional definido en SIEPAC con la participación de diversos agentes de mercado y permitiendo las transferencias eléctricas bipartitas para el sector industrial sobre la infraestructura de transmisión de SIEPAC y del ICE.
  • Hacer usos de las capacidades de generación privada instaladas en el país, desarrollando conexiones a través de las tecnologías de comunicaciones para reducir los requerimientos de capacidad instalada en los picos de consumo. La generación distribuida tendrán prioridad de desarrollo en gobierno.
  • Incentivar la investigación y desarrollo de nuevas fuentes energéticas.
  • Promover más ahorro de energía en el Estado, la industria, el comercio y residencial, así como la racionalización del uso de la potencia y la energía con planes formales que incluyan estímulos. Fortalecer auditorías eléctricas en los diversos sectores, Fortalecer la parte educativa y preventiva de excesos de consumo e Incentivar el uso de equipos energéticamente más eficientes.
  • Biocombustibles.

    Un apartado merece la investigación y posibilidades del uso de biocombustibles, con la ventaja de ser una fuente autóctona, estímulo a la producción agrícola y uso de mano de obra ociosa.

    La política energética actual exige que incrementemos los niveles de seguridad de la energía por medio del aumento y diversificación de fuentes de energía autóctonas que sean económicas, ambientales y socialmente viables.

    Los biocombustibles responden a este incremento y diversificación de fuentes de energía, en tal sentido responde a una acción clara de utilización de capacidades agrícolas no aprovechadas nacionalmente y que podemos precisamente aprovechar para reactivar los modelos agrícolas nacionales. De igual forma este desarrollo agrícola puede realizarse en zonas vulnerables socialmente del país, por lo que la actividad de biocombustibles es un eje de desarrollo social valioso para el país.

    Del lado del consumo, la combustión de los biocombustibles nos permite un balance de emisiones carbono menor al que se tiene con el caso de hidrocarburos de origen fósil, por lo que los biocombustibles contribuyen con la mitigación de gases efecto invernadero. Estos deberían ser entonces los cuatro objetivos fundamentales a tomar en cuenta en una nueva Matriz energética nacional que incorpore el desarrollo de los Biocombustibles:

    •    Aumentar la seguridad energética.
    •    Contribuir mitigar el problema de cambio climático.
    •    Reactivación del agro.
    •    Desarrollo social.

Por años la inversión en los sectores de Infraestructura ha sido mucho más baja de la que el país requiere. Hay que dar un golpe de timón para modernizarla y cumplir los objetivos de contar con medios de transporte más eficientes y que representen el menor costo posible para los sectores que los utilizan.

Es así, que Costa Rica continúa, con escasos cambios, con la misma infraestructura existente desde hace más de 35 años, pero con una población, un parque vehicular y un sector comercio (Nacional e Internacional) que ha crecido muchas veces más en ese mismo tiempo.

Para la administración 2014-2018 se propone establecer e iniciar un PLAN NACIONAL DE DESARROLLO VIAL, a un plazo de 12 años y dejar planteado a futuras administraciones una clara propuesta técnica basada principalmente en las prioridades que se determinen.

Acciones

1. Se construirá la primera línea de METRO en San José.

2. Paso a desnivel de la Pozuelo incluida la autopista a Heredia.

3. Carretera Florencio del Castillo, iniciar la construcción del Túnel que una el final de la Autopista a Cartago con el sector de Zapote.

4. Cruce Aeropuerto Juan Santamaría. Pasos a nivel.

5. Las siete Rutas Intersectoriales que nunca despegaron. La circunvalación Norte que está sin terminar.

6. Iniciar de manera inmediata la recuperación del tren al Atlántico y el Pacífico.

7. La Ruta Alterna a Limón. (Que inicia en el Guarco de Cartago, pasando por Turrialba y finalizando en Siquirres).

8. Mejorar el mantenimiento y renovación de 40.000 kilómetros de carreteras incluyendo 10.000 kilómetros asfaltados.

9. Construcción de Terminales de contenedores y petróleo de MOIN Y LIMON.

10. Ampliar el Puerto de Caldera y mejorar los aeropuertos internacionales y regionales.

11. Ejecutar y mantener un programa adecuado de señalización vial tanto vertical como horizontal en todas las carreteras clasificadas como nacionales.

12. Establecer un programa de ayuda al régimen municipal, que les permita llevar a cabo los mismos programas de señalización en la red cantonal, principalmente la urbana.

13. Adecuar e impulsar los programas de Educación Vial a nivel de todas las escuelas y colegios del país, en un programa conjunto entre el Ministerio de Obras Públicas y Transportes y el Ministerio de Educación Pública.

14. Por otra parte, reconocemos que aunque los temerosos intentos realizados para reinstalar los servicios de transporte de personas por medio del ferrocarril, han dado buenos resultados (ejemplo el servicio de tren a Heredia y Cartago), en forma firme y definitiva, la administración del Dr. Rodolfo Piza se compromete a impulsar y fortalecer estos servicios para que sean una excelente alternativa a los usuarios, principalmente del Gran Área Metropolitana.

El XVIII informe del Estado de la Nación señala el debilitamiento en el cumplimiento de la legislación laboral y en muchas otras áreas del ámbito de la tutela del Ministerio de Trabajo, como indicativo de que las políticas implementadas en los últimos años no han logrado ser efectivas. El incumplimiento de la legislación laboral propicia el aumento de la brecha social y la inequidad en la distribución del ingreso, cuestionando la esencia del Estado Social de Derecho, diseñado en nuestra Constitución Política, a partir de la introducción del Capítulo de las Garantías Sociales, esencia práctica de nuestra ideología social cristiana.

Acciones

1. El MTSS debe reorientar sus objetivos a una función rectora de la seguridad y el bienestar social. No tiene sentido un Ministerio de Trabajo limitado a las regulaciones laborales y a la supervisión del cumplimiento de la normativa laboral. El MTSS, que es una creación histórica socialcristiana, debe asumir una dimensión mucho más ambiciosa, siendo que es la institución que administra los fondos de Asignaciones Familiares (FODESAF), los cuales financian la mayoría de los programas sociales del Estado costarricense. Tampoco tiene sentido que exista un Ministro de Bienestar Social, que es el jerarca del IMAS, que financia su accionar por los más débiles con recursos del Ministerio de Trabajo a través de FODESAF, produciéndose inconsistencias.

2. Fortalecimiento de las instituciones laborales para favorecer un clima de entendimiento entre los actores sociales. El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social debe asumir un rol más dinámico en el desarrollo de todas aquellas políticas que impacten el mundo del trabajo. Este rol debe ser ejercido tomando en cuenta el protagonismo actual de los sectores sociales y empresariales. Es menester aumentar las competencias del Consejo Superior de Trabajo, de forma tal que se transforme en un verdadero eco institucional de una política de tripartismo en materia laboral y social, así como de negociación permanente de los grandes temas laborales y sociales..

3. Fortalecimiento del Consejo de Salud Ocupacional y reorganización de su estructura para que cumpla adecuadamente su papel de promotor de la salud y seguridad laborales. Promover en el Consejo Superior de Trabajo un análisis y discusión de la estructura del Consejo de Salud Ocupacional, para evitar que continúe el debilitamiento en la ejecución y puesta en práctica de las políticas de Salud Ocupacional.

4. Fortalecimiento del CNS como órgano especializado en materia salarial. Generar estabilidad social a través de la ejecución de políticas salariales consensuadas. El Consejo Nacional de Salarios es la sede adecuada para que realice un análisis de la realidad salarial y laboral del país en aras de adaptar adecuadamente las nuevas ocupaciones laborales a las escalas salariales correspondientes. Por otra parte, sin aumentar la planilla estatal, debe fortalecerse el recurso humano de dicho consejo, en el nivel técnico y profesional, para que esté en condiciones de dar soporte a los estudios que tan importante tema requiere.

5. Legislación laboral. El Partido Unidad Social Cristiana apoya el proyecto de normativa procesal laboral, que se encuentra en la corriente legislativa, pues la introducción de la oralidad en el proceso laboral viene a llenar una necesidad urgente de justicia pronta y cumplida en un ámbito del ordenamiento jurídico tan sensible socialmente como lo es la materia del trabajo.

6. Reubicación de la Dirección Nacional de Pensiones. También, debe replantearse la pertinencia de que la Dirección Nacional de Pensiones permanezca en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, proponiéndose que sea redimensionada como un ente semiautónomo, a cargo de un jerarca colegiado, con su propia personería jurídica e instrumental y presupuesto propio.

7. El MTSS debe reorientar sus objetivos hacia una función rectora del mercado laboral. Estudios de organismos internacionales, como la OIT, señalan un panorama laboral adverso en la tasa juvenil de desempleo. Según Elizabeth Tinoco, Directora Regional de la OIT para Latinoamérica y el Caribe, “Es importante entender que esto tiene repercusiones sobre la gobernabilidad, en la medida que se generan cuestionamientos a las instituciones, al estado de situación de nuestras sociedades e incluso a los beneficios de participar en un sistema democrático…” Es prioridad entonces la disminución significativa de los actuales porcentajes de desempleo y subempleo por medio de la optimización de los recursos públicos y el establecimiento de programas de asistencia técnica, crédito, garantías, capacitación, organización, comercialización para las micro, pequeñas y medianas empresas. Lo fundamental para disminuir el desempleo, sin embargo, es reactivar la producción e implementar un ambicioso programa de inversión pública, financiado con recursos internos y externos, tal y como se describe en la sección Económica.

8. Cooperativismo. El cooperativismo ha demostrado su capacidad y tenido mucho éxito en varios sectores del ahorro y crédito, de la producción y ha incursionado ventajosamente en la cogeneración y generación de energía eléctrica, y más recientemente en el área de los servicios especializados. Es un sector que no puede estar ajeno a las políticas de promoción del empleo.

Debemos de impulsar la modernización de las Cooperativas, para que se transformen en organizaciones de elevada competitividad, requiriéndose a tal fin una acción permanente de capacitación que involucre desde la organización hasta sus afiliados, así como políticas para la transformación administrativa y tecnológica.

Es vital dar aliento a la creación de cooperativas en los grupos postergados tales como mujeres jefas de hogar y jóvenes profesionales recién graduados, para lo cual se requiere una asesoría permanente, mediante proyectos maestros de incubación de cooperativistas y de cooperativas, para lo cual se efectuarán las coordinaciones pertinentes con el Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (INFOCOOP) y el Consejo Nacional de Cooperativas (CONACOOP).

El país pierde competitividad en el mercado turístico mundial, dentro del Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial se pasó del puesto 41 en el 2009 al 47 en el 2013. Mientras tanto países competidores de la región como Panamá pasó del puesto 55 en el 2009 al 37 en el 2013.

Nuestro compromiso estará basado en impulsar un desarrollo sostenible, mejorar la competitividad de todas las 10 regiones turísticas, mejorar la inserción mundial de la pequeña y mediana empresa, el desarrollo turístico de nuestros Parques Nacionales para fortalecer el producto de naturaleza, el desarrollo de la Zona Marítimo Terrestre (ZMT) y la incorporación de los empresarios y las comunidades turísticas en la toma de decisiones del desarrollo turístico.

Acciones

1. Dentro del compromiso con el desarrollo turístico se creará la Comisión de Coordinación Interinstitucional con la participación de las instituciones del sector para lograr impulsar y ejecutar de forma efectiva proyecto específicos en infraestructura, servicios públicos, recurso humano y su formación, ambiente y seguridad en el campo turístico.

2. La creación de oficinas de fomento turístico, que en coordinación con la empresa privada y el ICT promuevan el desarrollo sostenible en el campo turístico, entrando en contacto con las expresiones culturales, los ecosistemas, los paisajes y las formas de producción local, atendiendo los retos planteados por organismos internacionales de turismo. Entre los objetivo es fomentar la descentralización del desarrollo turístico.

3. Dentro del compromiso con la MIPYME turística, se habilitará en el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) un fondo anual para el fortalecimiento de la competitividad de la MIPYME que permita profesionalizar la actividad. Este fondo logrará financiar un programa de capacitación en áreas como desarrollo empresarial, capacitación del recurso humano, asistencia técnica en mercadeo, promoción que permitan visibilizar las pequeñas empresas y lograr su internacionalización, uso e innovación de nuevas tecnologías, certificación de sostenibilidad, calidad y gestión de la competitividad, acceso a financiamiento.

4. Dentro del compromiso con el atractivo natural de parques nacionales, el MOPT, MINAE, ICT y municipalidades involucradas, conformarán en los primeros 6 meses de gobierno una comisión por cada parque nacional o reserva forestal, a fin de coordinar y ejecutar las necesidades de inversión para integrarlos al mercado turístico.

5. Dentro del compromiso con el desarrollo de productos y atractivos nuevos, se impulsará la creación de un Centro de Convenciones, que permita impulsar seriamente el mercado de negocios, ferias y convenciones. Políticas orientadas a favorecer el encadenamiento productivo; fomentará el desarrollo de nuevos productos turísticos en las diferentes regiones turísticas del país y turismo rural, que complementen los productos de naturaleza, deportes de aventura, sol y playa.

6. Se impulsarán acciones conjuntas con las municipalidades a fin de lograr el desarrollo de la ZMT. Cada plan deberá contener áreas para servicios públicos como: parqueos, servicios sanitarios, duchas, áreas de camping, áreas de picnic, que permita a los costarricenses tener mayor acceso a bajo costo.

7. El ICT tendrá mayor apertura a la participación activa de gremios turísticos y comunidades turísticas, para mejorar la inserción el mercado mundial, la competitividad país y especializar las acciones que deben realizarse dentro del marco institucional de turismo costarricense. La acción institucional actual del ICT será dividida en dos órganos especializados: uno de planificación y otro de mercadeo.

8. Todas estas acciones están encaminadas a volver al crecimiento sostenido del turismo, democratizar sus ingresos y proteger nuestra identidad cultural, natural y económica del país.

Me comprometo a ayudar a forjar la Costa Rica del futuro: un país de paz y seguridad, laborioso e innovador, con plena vigencia de los derechos humanos y de los deberes ciudadanos.

Rodolfo Piza

Este país espera retomar el camino costarricense.

Este país espera un Gobierno que sea capaz de unirnos sin exclusiones, sin barricadas, sin polarizar a la sociedad con experimentos de izquierda o de derecha radicales. Este país quiere un Gobierno que recupere la unidad nacional. No queremos más divisiones entre el sí y el no.

Conozca el Camino Costarricense